El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper, afirma que la medida está dirigida a evitar la venta de bebidas alcohólicas a jóvenes.

El Procicat ha aprobado este lunes nuevas medidas para hacer frente a la propagación del coronavirus en Catalunya. En concreto, la Generalitat ha ordenado que los comercios abiertos 24 horas (incluidas las tiendas en gasolineras) cierren a las 22 horas –y reabran a las 7 horas–.

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Sàmper, ha explicado, en una entrevista hoy en Ràdio 4, que la medida está dirigida a evitar la venta de alcohol a jóvenes, y que afecta a un sector limitado. El cierre de bares y restaurantes ha trasladado el ocio nocturno al espacio público. En las últimas tres noches, la Guardia Urbana de Barcelona ha tenido que desalojar a un millar de personas que estaban haciendo botellones en la ciudad. Asimismo, Sàmper ha destacado que es una decisión que “pretende no llegar al toque de queda”, una medida que, según el conseller, de momento no está sobre la mesa, aunque ha reconocido que el Govern está pendiente de los resultados que obtengan Bélgica y Francia tras haberla aplicado recientemente en sus respectivos territorios. Por otra parte, el Procicat, la autoridad que tiene la última palabra sobre qué medidas se han de adoptar para luchar contra el coronavirus en Catalunya, ha concretado que en las áreas de servicio de autopistas y otras vías, las actividades de restauración se podrán prestar exclusivamente mediante servicios de entrega en el mismo establecimiento, sin utilizar los espacios interiores y garantizando en todo caso en el interior del establecimiento la entrega individual y separada a cada cliente.

Además, el Plan de Protección Civil de Catalunya, ha suspendido las actividades cívicas y comunitarias grupales –como, por ejemplo, a los equipamientos cívicos que impliquen presencialidad, a menos que se hagan por medios telemáticos sin que implique la presencialidad de los participantes.

Se exceptúan de esta suspensión los programas y actividades de intervención socioeducativa, ocio educativo y de educación en el tiempo libre de niños, adolescentes y programas de apoyo juvenil, así como actividades de intervención social y personales como los comedores de carácter social. Pese a las nuevas restricciones adoptadas, Sàmper ha hecho un balance positivo del primer fin de semana en que se aplicaban medidas para reducir la incidencia de la Covid-19, entre las que destaca el cierre de bares y restaurantes, y ha defendido que en esta segunda ola el Govern irá “por la vía de la terapia pedagógica, y de evitar medidas drásticas”.

Sin embargo, el conseller también ha reconocido que hay gente –”un porcentaje bajo” de la población– que no tiene voluntad de hacer caso de las medidas. Ha dicho que es fácil engañar a la policía pero no al virus, y ha avisado: “Si con la terapia no salimos adelante, seremos más restrictivos, que es lo que no queríamos hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *